Bodas relámpago, la boda duró más que el matrimonio

Las bodas en el mundo de espectáculo se convierten en eso, espectáculos.  Y es que las grandes estrellas no son de esperar a la hora de dar el “Sí quiero” a alguien más, en muchas ocasiones sin que haya mediado la etapa de conocimiento y enamoramiento llamado “amor romántico”, sino que dan paso a una relación de convivencia que debido a la premura y falta de trato en la mayoría de los casos da con el descalabro del matrimonio.

En los inicios del cine de Hollywood, Rodolfo Valentino se constituía en el galán adorado de toda mujer, el hombre deseado de las fanáticas y el ídolo reinante en la gran pantalla.  Pero también era según se rumoreaba en la época homosexual, y buscando como cubrirse del asunto que le perjudicaría en su carrera conoció a Jean Acker, ella también homosexual y ligada en una apasionada relación, se encontraron y se pensaron que casarse era conveniente para ambos, no engañaban a nadie y no se soportaban, 9 horas después de firmar el matrimonio se separaban.

Elizabeth Taylor tenía 18 años y era ya una superestrella, había debutado siendo niña en el cine y convertida en adolescente había brillado en muchas películas de Hollywood, ese año de sus 18 años, conoció al rico heredero de la cadena Hilton, si pariente de la hoy famosa también Paris Hilton, y se enamoraron locamente aunque el noviazgo y la fastuosa boda duró más que el matrimonio, se separaban antes del año.

Janeth Jackson fue durante la vida de su famoso hermano Michael Jackson, la hermana más querida por el gran ídolo, la persona más cercana a él y su chica preferida, pero hasta el mismo Michael sorprendió cuando se casó con James Debarge, y cuando apenas se reponían de la sorpresa en el clan de los Jackson, Janeth se divorciaba tres meses después.

También te interesará:

La boda más cara hasta hoy

Vestidos de  novia inolvidables

Leave a Reply