El primer presupuesto de la pareja

Vivir juntos implica adaptarse a nuevas formas de vida, hay que compartir alegrías y problemas y lógicamente gastos.  Se sorprenderían de conocer cuánto pueden afectar al amor, los problemas de dinero, aún más que las intromisiones de las suegras y los celos, y tantas cosas que surgen en esa relación llamada matrimonio, por ello como para todo para que funcione y hay que establecer reglas que harán todo más fácil y satisfactorio.

  • No hay que rehuir al tema, las finanzas de la pareja son importantes como tantos otros temas, así que hay que decidirse en qué momento se hablará del mismo, quizá sea cada mes cuando se recibe el pago y se pueden hacer cuentas con lo que se tiene.

  • Hay que tener siempre presente que pueden surgir eventualidades, que el presupuesto que se hagan puede ser modificado y que también acepta mejoras, cambios, y nuevos arreglos, hay que ser firme pero también por momentos flexible.
  • Los gastos de cada uno deben tenerse en cuenta y equilibrar, quizá a él le gusta hacerse de sus libros y ella de sus cosas, para ello cada quien tiene que ceder pensando que ahora hay que contribuir al hogar, no se abandonan los gustos se adaptan a la nueva vida.
  • Hacer un presupuesto que incluya todo los gastos como la despensa, el alquiler de cada, pagar el seguro del auto, el combustible, la lavandería. ¿Qué es más conveniente?  repartir entre ambos los gastos, o dejar que cada quien se ocupe de algo.  Se contribuye en función de los ingresos lógicamente el que gana más aportará más y ambos deben hacer un presupuesto que incluya todo y cubrirlo y apartar lo que sobra dividiéndolo entre los dos, para que cada quien haga uso de ello.
  • Hay que ahorrar sobretodo si se planea tener chicos o porque siempre puede surgir alguna enfermedad o gasto extra, habrá que reparar el auto, comprar esto, hacer arreglos en casa, o empezar a pensar en una casa propia, que sea el 5% y de manera fija y constante.
  • Hay que hacerse de un seguro para cubrirse en caso de enfermedad o accidentes, quizá piensen que es un gasto pero la experiencia demuestra cuánto ayuda cuando se llega a necesitar.
  • Hay que asignar una cantidad de los ingresos de cada uno para sus gastos sin que tengan que rendir cuentas al otro, después de todo hay que dejar siempre ese espacio más personal donde cada uno compra y disfruta de su ingreso sin tener que rendir cuenta.

Leave a Reply