Los hombres qué clase de hombre quieres encontrar…

Los hombres qué clase de hombre quieres encontrar, hay algo en que los hombres puede decirse son más claros que las mujeres, con algunas excepciones claro está, en que son de una manera u otra, y nunca son la mezcla de varias personalidades, ellos son como son, y nada más. A  veces me parecen tan confiados en si mismos que no pretenden ocultar sus pequeños defectos y tantas otras, aún cuando quieran pasar por lo que no son, podemos atisbar su verdadero yo en algunas manías y costumbres que tienen. Ser como son tiene sus ventajas, porque los conoces mejor aunque ellos piensen que no, y después de todo eso es bueno si hemos de evaluar entre vivir con él o no, porque en la vida todo tiene sus ventajas y desventajas, qué clase de hombre quieres encontrar, has pensado en lo conveniente que sea si es así o asa…seguro que sí. Véamos.

El señor perfecto, nuestro adorado príncipe azul, el que nos hemos construido con las cualidades de unos y las virtudes de otros, algo imposible de encontrar a todas luces. Olvidarnos de encontrarlo, a menos que esté perdido en una isla y tengamos la suerte de saber cuál, ese raro ejemplar masculino ya se ha perdido de vista, está tan en extinción que casi podremos hallar más pronto otra especie extinguida que ese tipo perfecto que nuestro corazón femenino ha anhelado.

El gruñón: aunque en los primeros tiempos de la relación te parezca que no es importante, con el tiempo y la convivencia te darás cuenta que puede llevarte a la misma locura, y no en el dormitorio, sino en la vida real. Porque siempre está peleando, nada le convence, todo lo enfada, se queja de la economía, del clima, de las cuentas por pagar, de lo que sí y lo que no es importante. Y sí es muy importante su manera de ser, luego de un tiempo estarás más que al borde de un ataque de nervios. Así que si ese chico que te deslumbra es un gruñón empedernido, evalúan bien, si conviene porque él jamás se mueve de su sitio está cómodo siendo un enfadado.

Soñador para soñadoras, sería ideal si el mundo fuera un paraíso terrenal antes de la serpiente claro está, pero la vida real poco deja para los sueños. Y si tu adorado es de los que se entregan con pasión a las ensoñaciones anulando las decisiones y realidades cotidianas, estás en un grave problema.  El sueña y todo mundo sueña, un hombre sin sueños también es un problema, después de todo esos soñadores suelen ser románticos, detallistas, dulces…y te hacen sentir divina. Pero cuando sus sueños no llevan a ningún lugar y siempre planea sueños y no logra nada.  La relación no crecerá a menos que tengas un  enorme talento maternal y quieras convertirte en su cuidadora y proveedora.

Superhéroe en acción, ese chico que te puede llevar al cielo en medio de una apasionada sesión de sexo, y que siempre se siente animoso y te promete paseos, salidas a bailar, te lleva por la vida con una energía desbordante, es encantador sí, nunca te aburres con él, pero si además de gustarle la buena vida y la diversión no tiene nada más que ofrecerte, y si con él tendrás todo lo emocionante sin fin…también estás en problemas, a menos que madure y encuentre un equilibrio, un día te cansarás de ese ir y venir por todos lados, sin descanso.

El buenazo hijo de mamá, que adora a todas las mujeres y se porta adorablemente, quizá te ayude en la casa, te haga la cena, te trate con ternura extrema y eso es sencillamente sensacional, nada como un hombre que no se siente atemorizado por enfrentarse a las faenas domésticas y ocuparse de ti.  Pero a menos que te estés pensando en un compañero de casa y no un amante, este chico excesivamente considerado no le conviene a nadie, suele anteponer el aseo de casa a la satisfacción de ambos, ya te verás relegada a un segundo plano, cuando se ocupe de todo y te aburras, comenzarás a odiarlo.

El hombre que buscas es la combinación perfecta de las virtudes del considerado, del superhéroe, del hijo de mamá, del señor perfecto.  Conociendo ya esto es fácil que sepas qué es lo que buscas, y quizá hasta tengas suerte de detectar a aquel que no se lleve su papel demasiado en serio, que nadie quiere un soñador exagerado ni un amante excesivo.

Leave a Reply