Prueba casera de aceite y orina

La gran mayoría de mujeres que buscan un bebé quieren saber lo antes posible si se han quedado embarazadas, por lo que es habitual gastarse una gran cantidad de dinero en test de orina de los que pueden adquirirse en farmacias. Sin embargo, muchas de ellas deciden recurrir a pruebas caseras que les han transmitido sus madres o abuelas y que consideran que pueden ser bastante fiables.

Este tipo de pruebas también son utilizadas por aquellas mujeres que por un problema con el preservativo o por inconsciencia quieren comprobar que no se han quedado embarazadas sin desearlo.

Existen un gran número de pruebas caseras para saber si una mujer se encuentra embarazada, siendo todas ellas de dudosa fiabilidad a ojos de la ciencia, que no ha podido demostrar la manera en la que estas dan un resultado y si este es el acertado.

Los test de orina o de sangre tienen una fiabilidad de casi un 99% mientras que en las pruebas caseras no se puede decir un porcentaje exacto.

Entre los test caseros más habituales se encuentra la prueba casera de aceite y orina, una de las más clásicas y utilizadas en tiempos pasados por las madres para saber si se habían quedado embarazadas o no.

La prueba casera de aceite y orina

Esta prueba ha tenido a lo largo del tiempo una gran consideración por parte de las mujeres. De hecho muchas de ellas la siguen considerando como una prueba de embarazo fiable y estadísticamente se ha fijado su fiabilidad en torno a un 70%, si bien este porcentaje está basado en opiniones y no en pruebas científicas.

Una de las grandes ventajas de la prueba casera de aceite y orina es la sencillez y rapidez con la que se puede tener un resultado, lo que la convierte en un test interesante de realizar a modo indicativo de un posible embarazo o por simple curiosidad. Sea el resultado positivo o negativo se debe confirmar el diagnóstico con un test de orina o de sangre, los dos únicos métodos totalmente fiables.

¿Cómo se hace la prueba casera de aceite y orina?

Llevar a cabo la prueba casera de aceite y orina es muy sencillo. Para realizar este test necesitamos lo siguiente:

  • Un vaso de cristal completamente limpio o esterilizado.
  • Un segundo recipiente en las mimas condiciones que el anterior.
  • Un poco de aceite de oliva.
  • Orina (preferiblemente de primera hora de la mañana).
  • Cuchara esterilizada o gotero

Una vez tengamos todo lo anterior procedemos a orinar dentro del recipiente, dejando que esta se enfríe por espacio de aproximadamente una hora. Si tenemos mucha prisa se podría meter en la nevera durante 15 minutos, aunque se recomienda esperar la hora indicada.

Una vez haya transcurrido este tiempo y con ayuda de la cuchara esterilizada (o gotero) se añaden dos gotas de aceite de oliva en el segundo recipiente y se añade un poco de orina sin que esta llegue a tocar el aceite.

Una vez que se encuentren las gotas de orina y de aceite de oliva en el mismo recipiente se debe dejar reposar durante varias horas, tras las cuales se podrá deducir si hay o no embarazo en base a las siguientes afirmaciones:

  • Positivo: Si la orina y el aceite de oliva se han unido significa que existe embarazo.
  • Negativo: Si pasadas unas horas el aceite de oliva y la orina han quedado separados y sin moverse significa que no hay embarazo.

Como ya hemos indicado en este mismo artículo sea cual sea el resultado final de la prueba casera de aceite y orina debe realizarse un test de orina o un test de sangre para conocer si de verdad existe o no embarazo, ya que con esta prueba han existido casos de resultados contradictorios. No obstante se puede repetir la prueba tantas veces como se desee así como probar suerte con otras pruebas caseras para comprobar si estas dan el mismo resultado.

¿Cuando se debe hacer la prueba casera de aceite y orina?

La prueba casera de aceite y orina, al igual que ocurre con los test de farmacia,  se recomienda que se realice la prueba a partir del primer día del retraso menstrual, ya que en ese momento es cuando están más altos los niveles de la hormona gonadotropina coriónica (hCG), que es en la que se bastan todas las pruebas para determinar si existe embarazo. Esta hormona se comienza a producir en los primeros días de gestación del feto.

Si la prueba se realiza antes de tiempo puede ser que el resultado de la prueba arroje un falso negativo, es decir, que indique no estás embarazada cuando en realidad sí lo estas. Esto se debe a que en esos momentos la hormona hCG aún no tiene los niveles necesarios para poder ser detectable en la orina.

Además se debe tener en cuenta que la cantidad de dicha hormona en la orina pueden variar de forma considerable de una mujer a otra durante las primeras semanas del embarazo por lo que si la prueba ha sido negativa pero sigue la ausencia del ciclo menstrual se recomienda repetir el test pasados unos tres o cuatro días, comprobando así si el resultado es nuevamente negativo o se ha tornado en positivo.

¿Se recomienda la prueba casera de aceite y orina?

Este tipo de test caseros no se recomiendan para aquellas mujeres que quieren saber a ciencia cierta si se han quedado embarazadas, ya que a pesar de lo dicho por sus madres o abuelas desde tiempos inmemoriales, no existe ninguna base científica que otorgue algún tipo de veracidad a este tipo de tests.

No obstante si pueden ser hechos por curiosidad en aquellos casos en los que exista alguna duda y no se pueda disponer por una u otra razón de un test de embarazo de carácter médico de una manera inmediata. Este tipo de pruebas pueden llegar a ser orientativas pero en ningún caso deben tomarse como un resultado definitivo, independientemente de que el resultado haya sido positivo o negativo.

Leave a Reply