¿Puedo tener sexo durante el embarazo?

Una de las preguntas habituales de las mujeres embarazadas es si pueden practicar sexo durante el embarazo, teniendo dudas de si hacerlo puede ocasionar problemas al feto o si todo lo contrario, si es beneficioso. La respuesta a es que sí se puede disfrutar del sexo sin perjudicarlo, aunque es aconsejable seguir una serie de recomendaciones.

A medida que avanza la gestación los trastornos tanto físicos como emocionales hacen que algunas parejas pierdan el apetito sexual, si bien muchas otras se aprovechan de esta nueva etapa sexual en la que la mujer siente un mayor placer y deseo durante el periodo de embarazo.

El deseo sexual durante el primer trimestre del embarazo se mantiene intacto o es similar y cuando la pareja ya se encuentra más adaptada a la situación, el apetito sexual se incrementa. A pesar de ello según diferentes estudios destaca el dato de que a partir de las doce semanas de gestación una de cada diez parejas no tiene ningún tipo de relación sexual.

¿Es seguro practicar sexo durante el embarazo?

El sexo durante el embarazo es beneficioso por diferentes aspectos que detallaremos en profundidad a continuación, como por ejemplo para mantener en forma los músculos de la pelvis de la mujer de cara al parto, si bien en aquellos embarazos que son de alto riesgo esta prohibido el acto sexual y se recomienda la masturbación.

En embarazos sin riesgo es totalmente seguro practicar el sexo, existiendo diferentes posiciones recomendadas para hacer el amor de una manera cómoda y totalmente segura.

Beneficios del sexo durante el embarazo

Practicar sexo durante el embarazo es beneficioso tanto para la mujer como para el bebé y la relación de la pareja, recordando que el sexo abarca más campos que la penetración, ya que se puede hacer uso de la masturbación, caricias o juegos sexuales.

Algunos de sus beneficios más destacados son los siguientes:

  • Contribuye a fortificar la unión emocional de la pareja, lo que sumado al afecto y que exista armonía en la relación y convivencia, lo que ayuda a la futura madre a encontrarse más a gusto y más tranquila, lo que a su vez se trasladará al bebé.
  • Mejora la sensación psíquica de la madre por el acto sexual.
  • El sexo durante el embarazo resulta placentero para el propio bebé, ya que gracias al mayor riego sanguíneo durante el coito ellos se encuentran mejor oxigenados.
  • La practica del acto sexual también ayuda como preparación al parto en la recta final del embarazo, ya que las contracciones de la vagina por el orgasmo empiezan a preparar al cuerpo para soportar mejor el dolor.

El sexo alivia los dolores del parto

Una de las cuestiones que más preocupan a cualquier embarazada es, sin lugar a dudas, los dolores que van a sufrir durante el parto de su bebé. Para aliviarlos es recomendable hacer el amor, o al menos así lo asegura el centro de matronas de Copenhague, que asegura que el sexo durante el embarazo hace que se activen receptores del cerebro y del útero que ayudarán a la postre a calmar los dolores provenientes de las contracciones.

De hecho desde este centro recomiendan en las clases de preparación al parto que las embarazadas practiquen mucho sexo, en especial en los últimos meses del embarazo.

El embarazo es un buen afrodisíaco

El sexo es considerado por muchas personas como un buen afrodisiaco, ya que por las alteraciones que provoca en el cuerpo de la mujer hace que para una gran cantidad de parejas suponga un incremento de la calidad y frecuencia de las relaciones íntimas.

Algunas de las ventajas del embarazo para la practica sexual son las siguientes:

  • Mayor sensibilidad en los genitales de la mujer, especialmente durante los primeros meses del embarazo.
  • Se incrementa el flujo vaginal, lo que hace que esta se encuentre mejor lubricada y sea más sensible.
  • Sexo más relajado al no utilizar métodos anticonceptivos y no tener preocupación por un posible embarazo no deseado.
  • Los campos del cuerpo de la mujer, como puede ser el aumento del tamaño de los pechos, puede contribuir a que exista una mayor excitación por parte del hombre.

Cómo practicar sexo durante el embarazo

Según vayan pasando los meses del embarazo tendrá que ir adaptando sus posiciones para encontrar aquellas con las que ambos individuos se encuentren más a gusto. Cómo es lógico y normal cuanto más crece el vientre más complicado es encontrar una posición adecuada, lo que afecta a algunas posiciones como la del misionero (hombre encima), que va complicándose progresivamente hasta ser casi imposible en la zona final del embarazo. No es recomendable utilizarla durante el embarazo, sobretodo después del primer trimestre.

Posiciones recomendadas

Tener sexo durante el embarazo será más sencillo con las siguientes posiciones, aunque de cada pareja dependerá encontrar otras que se adapten a ellos y les sean cómodas y placenteras:

  • Cabalgar: La mujer se sienta encima de el hombre, que deberá sentarse en una silla o lugar que tenga la suficiente resistencia. Esta posición hace que no haya peso sobre el abdomen al mismo tiempo que es la mujer quién tiene el control sobre la profundidad durante la penetración.
  • A cuatro patas: La mujer se pone “a cuatro patas” apoyada sobre las manos y las rodillas, realizándose la penetración desde atrás.
  • De lado: Si el hombre y la mujer se ponen de lado, de cara a cara, sí podrá realizarse el acto sin problema. Se recomienda que la mujer se ponga una almohada detrás de la espalda para poder ayudarse y coger el ángulo para la penetración.
  • Cucharita: El hombre se pone por detrás de la mujer como si fueran dos cucharas pegadas y realiza la penetración, que no es tan profunda como con otras posturas pero que puede ser beneficioso para la madre. A medida que avanza el embarazo las penetraciones muy profundas pueden llegar incluso a ser incómodas y/o dolorosas, por lo que esta postura puede ser una buena opción para la pareja.

Leave a Reply