Relación de pareja: Las riñas

No hay pareja que no se encuentre un día en medio de algún desencuentro, ya sea por una cosa importante que por una trivialidad, es normal y sano algunas veces pero siempre peligroso, será la manera en que lo manejen lo que haga que sean solo pequeños desacuerdos.  Para lograr que la relación no se vea afectada por las diferencias de pensar o actuar en un momento dado es importante tener presente.

Que ante todo se debe ser muy honesto siempre, claro y evitar a toda costa confusiones innecesarias. Sobretodo no tomar un desacuerdo como un ataque y no atacar tampoco a la pareja, porque se busca un punto de acuerdo entre ambos y eso solo funcionará de acuerdo con unos pequeños consejos:

  • Centrarse en el problema que les preocupa de momento, y no aprovechar para airear problemas del pasado que quizá ya hasta se solucionaron.
  • No usar expresiones que puedan hacer sentir atacado al otro, ni echar culpas, ni victimizarse, es una charla de dos que no debe desembocar en acusaciones o violencia verbal que dañará a ambos.
  • No hay que permitir que se recurra a la hostilidad, si es así es mejor darse un tiempo para calmar los ánimos y retomar el tema más adelante, cuando seguro se verán las cosas con más claridad.
  • Si él o tú se enfurecen demasiado, deben tener por norma hacer un “Alto” para reflexionar y así evitar complicarse más.
  • No hace falta recriminarse, acusarse o alejarse por un problema. Hay que plantear el modo de pensar de cada uno, dar sus quejas y plantear soluciones.
  • Hay que ser siempre claro y concreto, no hay que dejar las cosas entre nubarrones, hay que ser sincero sin ser cruel y firme sin ser violento.

Seguro que luego de controlarse y tomar las cosas en su debida forma, encontrarán ambos las soluciones más convenientes y de manera más sensata.

También te interesará:

¿Dudas sobre el matrimonio?

Requisitos básicos para un buen matrimonio

Leave a Reply