Séptimo mes de embarazo

Con el séptimo mes de embarazo llega el último trimestre del embarazo, una etapa en la que se debe seguir manteniendo una alimentación sana y completa que sea beneficiosa tanto para la madre como para el bebé.

También se recomienda llevar a cabo un ejercicio físico de carácter moderado como puede ser el salir a caminar todos los días. También hay que descansar todo lo necesario.

Síntomas en el séptimo mes de embarazo

Llegando al séptimo mes de embarazo el cambio más evidente en la mujer embarazada, es como no, su vientre. Lo normal es ganar en torno a unos 7 u 8 kilos de peso y el útero ya a crecido hasta llegar a las costillas, empezando la sínfisis del pubis a distensionarse para facilitar el parto. Esto puede ocasiones dolores en dicha zona, al mismo tiempo que pueden apreciar algunas estrías y la separación de músculos en el abdomen.

El crecimiento del útero hará que el diafragma se eleve, lo que deja menos sitio para los pulmones y, por tanto, complica en cierta medida la respiración. El estómago también se mueve, lo que origina ardores y reflujo.

Durante este primer mes del último trimestre ya se empiezan a notar con más fuerza los movimientos del feto y las patadas serán más evidentes e incluso dolorosas. Esto es debido a que el bebé ya tiene más tamaño y fuerza.

Otros signos que se evidencian con la llegada del séptimo mes puede ser la pérdida de algo de cabello, pero nada preocupante puesto que tras el parto se vuelve a la normalidad, así como el incremento de vello en piernas, espalda, brazos, cara…, todo ello normal durante la gestación.

Desarrollo del feto en el séptimo mes de embarazo

Llegados a este punto de la gestación el feto ya alcanza una longitud de casi 40 centímetros y su peso es de unos 1200 gramos. A las 28 semanas  ya tiene, por tanto, un tamaño considerable, lo que hace que se noten más sus movimientos. A partir del siguiente mes ya comienza a tener menos espacio y disminuirá de una manera drástica tanto la cantidad de movimientos como la fuerza de los mismos.

Al finalizar el séptimo mes de embarazo muchos fetos ya comienzan a colocarse boca abajo aunque no hay que preocuparse si no es así por que aún tiene tiempo para hacerlo.

A nivel de desarrollo el cerebro sufre una maduración muy rápida y ya empiezan a apreciarse sus formas normales para el desarrollo intelectual. Gracias a la evolución cerebral se nota como es capaz de responder mediante movimientos a los estímulos externos que percibe. En este momento sigue aprendiendo y memoriza, abre los ojos y distingue luces y sombras, y también tiene una mayor sensibilidad, por lo que puede percibir las caricias de su madre a través del útero.

A través de una ecografía se puede ver en este punto como orinan (pueden llegar a orinar en torno a medio litro al día), además de apreciar degluciones y movimientos de respiración (hipo), si bien estos no servirán hasta el nacimiento ya que está en un espacio sin oxígeno (le llega por la sangre a través del cordón umbilical).

Atención médica en el séptimo mes de embarazo

El séptimo mes de embarazo es uno de los meses en los que la madre puede tomarse un descanso de las pruebas médicas, ya que tan solo en el caso de que sea Rh negativo tendrá que acudir al centro de salud a ponerse la vacuna con gammaglobulina anti-D.

Este mes no se realiza ninguna ecografía pero es muy recomendable para hacerse algún tipo de ecografía 3D o 4D por tu cuenta y poder ver al bebe con un aspecto muy parecido al que tendrá en el momento de nacer.

Alimentación en el séptimo mes de embarazo

Llegados a este punto la madre debe seguir manteniendo una dieta sana y equilibrada, acompañada de ejercicio moderado en forma de paseos .

Uno de los problemas que pueden existir en torno a la alimentación durante la gestación es la diabetes gestacional, ya que el feto puede aumentar demasiado su peso al recibir muchos más azúcares de los que en realidad necesita.

Si te diagnostican esta diabetes tendrás que modificar tu dieta y realizar los paseos como ejercicio físico, dos puntos fundamentales para el bienestar de tu bebé.

Las recomendaciones, de forma general, para evitar este problema son:

  • Eliminar totalmente de la dieta los dulces y el resto de aperitivos con un alto contenido de calorías como son las patatas fritas, el chocolate, los helados, los bombones o la bollería, ya sea industrial o casera.
  • Cuando trates de endulzar algún plato utiliza aspartamo, un edulcorante no calórico.
  • Consume productos lácteos que sean light.
  • Se limitará la cantidad consumida de hidratos de carbono como el pan, la pasta, el arroz o las patatas.
  • Consume una mayor cantidad de frutas y vegetales, aunque se debe tener en cuenta que se deben evitar frutas como las uvas, los plátanos o el melón, que también tienen un elevado contenido de hidratos de carbono.
  • Para desayunar toma cereales solubes con leche desnatada o alguna comida proteica como una lata de sardinas, lonchas de pavo cocido o queso fresco desnatado.
  • Consumir carnes magras y no carnes rojas.
  • A la hora de cocinar utilizar aceite de oliva en lugar de mantequilla o margarina.

Preparación del parto

En el séptimo mes de embarazo es el momento de empezar a preparar el periné (región que se encuentra situada entre el pubis y el ano y en el que están ubicados los músculos y tejidos que intervienen en el parto) para evitar que pueda haber algún tipo de desgarro o se tenga que realizar una episiotomía (una incisión) durante el parto.

Para preparase para ello se deben realizar unos ejercicios que ayudan a la madre a contar con una mayor elasticidad y resistencia.

Se debe masajear el periné utilizando aceite de rosa de mosqueta (se puede encontrar en farmacias). Para ello se introducen los dedos unos pocos centímetros por la cara posterior de la vagina y se presiona hacia abajo y hacia los lados de una manera constante con movimientos de balanceo y de manera que se note presión (sin llegar al dolor). Se debe masajear por espacio de 5 o 10 minutos y se debe repetir 3 o 4 veces por semana hasta el momento del parto.

Leave a Reply