6 consejos para Prevenir el dolor de espalda durante el embarazo

Generalmente durante el embarazo relucen algunas molestias como el dolor de columna que suele aumentarse al final del embarazo, estos efectos secundarios se deben a la preparación del cuerpo para el maravilloso día del nacimiento de tú bebé.

Dolores en la espalda durante el embarazo

Durante el embarazo las hormonas relajan las articulaciones y los ligamientos de la pelvis para permitirle espacio al bebé durante el parto. Con el tamaño del abdomen suele alterarse el equilibrio y la postura de la embarazada, ya que por el peso de tú barriga tiendes a echar los hombros hacia atrás, curvar el cuello y la parte inferior de la espalda generando tensión y mucho dolor.

Este tipo de molestia como el dolor de espalda durante el embarazo puedes evitarla tomando todas las medidas adecuadas para prevenirlas como una buena postura y una correcta articulación de tú cuerpo. Aquí te ofreceré algunas indicaciones que te ayudarán a evitar el dolor de columna:

6 consejos para cuidar tu cuerpo durante el embarazo

No debes aumentar de peso, solo lo recomendado por tú medico: Recuerda que unas libras de más podrían afectar tu espalda.

Aprende a inclinarte o a levantar las cargas pesadas correctamente: Debes estabilizar primero el cuerpo separando un poco los pies a la misma anchura de los hombros contrayendo los glúteos, doblando las rodillas, no la cintura y levantándote haciendo fuerza con los brazos y las piernas más que con la espalda.

No utilices zapatos de tacón alto: Pueden dejarte sin el apoyo adecuado. Existen zapatos especiales y plantillas diseñadas para ayudar aliviar los dolores de piernas y espalda durante el embarazo.

Siéntate de la forma apropiada: Con la espalda derecha en una silla que te ofrezca el soporte adecuado con el respaldo recto y un cojín firme que no se hunda. De igual forma estar sentada demasiado tiempo puede ser tan malo como una inadecuada postura, ya que aumentaría severamente el dolor de espalda.

No debes permanecer de pie durante mucho tiempo: Es necesario que coloques un pie sobre un taburete con la rodilla doblada, esto evitara que tú zona lumbar se curve y sientas dolor.

Por último es necesario que realices ejercicios que fortalezcan los músculos abdominales: Tales como la postura del dromedario y el balanceo de la pelvis. También puedes considerar el yoga o la hidroterapia, te serán de gran ayuda para relajar tus músculos y a mejorar las molestias en tú espalda.

Leave a Reply