Las damas de la boda

Cada día se prescinde más de las damas de boda, seguramente por el auge de la utilización de la ayuda experta de las organizadoras de boda, la presencia de las amigas y hermanas de la novia o el novio, listas para colaborar en la preparación del gran acontecimiento así como ayudar a la novia en el día de su boda, casi es ya poco necesaria.

La decisión de llevar damas de boda, es algo que atañe directamente al gusto personal de la novia. Ya sea porque quiere tener a su lado la colaboración de sus amigas entrañables, de sus hermanas, de las mujeres de su familia o de la que está a punto de convertirse en su familia política, o porque requiere de la ayuda de las mismas.

Pero si la boda está encaminada y no desea llevar un séquito de damas como compañía en el gran evento, esto no debe ser problema alguno.  La tradición de las bodas no establece como obligación llevar a las damas y como ya he dicho, compete solo a la novia, si las desea, o las necesita. Después de todo el acto es para los novios.

También te interesará:

Botas de agua 2010 llenas de color

Maquillaje de ojos 2010

Leave a Reply