Sexto mes de embarazo

Llega el sexto mes de embarazo y el bebé ya se encuentra en el último trimestre antes de su nacimiento. Empieza a tener una piel roja y arrugada que cuenta con un vello suave y fino. Sus órganos continúan con su desarrollo y ya puede abrir los ojos, además de poder apreciarse las líneas de sus dedos.

En este momento de la gestación no tiene los pulmones preparados para vivir en el exterior, aunque si por alguna razón naciese en este mes ,el feto podría llegar a sobrevivir con cuidados intensivos.

Síntomas del sexto mes de embarazo

Encontrándose en el sexto mes de embarazo el útero ya está situado en torno a los dos o tres centímetros por encima del ombligo y es habitual que la madre haya ganado sobre 5 – 7 kilos de peso. Con motivo de la avanzada gestación la madre empieza a tener una mayor curvatura en la columna y las piernas más separadas para mejorar el equilibrio mientras crece el vientre.

El volumen sanguíneo del cuerpo de la mujer alcanza prácticamente el máximo posible, siendo en torno a un 40% superior al existente antes del embarazo. Esta circunstancia puede llegar a provocar una cierta anemia por lo en algunos casos es necesario tomar hierro como suplemento para equilibrarlo.

Otros síntomas son el incremento de la frecuencia cardíaca y la sensación de tener más dificultad a la hora de respirar.

Desarrollo del feto en el sexto mes de embarazo

Una vez inmersos en el sexto mes de embarazo el feto continúa con su desarrollo, alcanzando al final del mismo unos 30 cm de tamaño y un peso cercano a los 800 gramos.

En esta fase el feto ya tiene una piel con un vello fino y se ven las primeras líneas en sus pies y manos. También empieza a desarrollar el sentido de la audición, del gusto y del tacto además de empezar a despegar sus párpados y abrir los ojos.

Pasados seis meses desde la gestación ya se nota el comienzo del desarrollo de su cerebro y la continuación de la evolución de los pulmones. El desarrollo cerebral le permite comenzar a aprender e incluso a memorizar.

En este momento va adquiriendo movimientos más naturales y ya hace muecas y otros gestos que se pueden apreciar en ecografías 3D/4D.

Atención médica en el sexto mes de embarazo

Una vez alcanzado el sexto mes de embarazo se solicitará a la madre que se haga la analítica correspondiente al segundo trimestre, una analítica similar a la primera pero con algunos aspectos diferenciadores, como son la ausencia de los estudios de rubéola, toxoplasma y demás (en el caso de que fueras inmune según la primera analítica), la realización de sedimento de orina y no del cultivo (salvo que haya habido infecciones o en el primer trimestre el resultado no haya sido normal) o que la prueba de Coombs y el grupo sanguíneo sólo serán repetidas si su sangre es Rh negativa.

En este mes se suele ter una nueva cita con la matrona para que valore nuevamente todas estas pruebas y comparta sus impresiones, además de realizar el correspondiente seguimiento con el control de la tensión, el peso, latido del feto y altura del útero.

Todas estas pruebas son necesarias para poder saber que todo marcha como debe y que no habrá problemas con el feto de cara a un parto que cada vez está más cerca.

Alimentación en el sexto mes de embarazo

A punto de entrar en el último trimestre del embarazo, la madre puede sufrir algo de anemia, que puede venir determinada por diferentes factores, siendo el más importante el aumento del volumen sanguíneo.

Una vez realizada la correspondiente analítica el médico determinará si es necesario suplementarse con hierro. Esto podría ser necesario para evitar que a causa de la anemia el bebé pueda nacer con un peso demasiado bajo, prematuridad o incluso llegar a fallecer.

La falta de hierro es uno de los aspectos que más hay que cuidar con la dieta durante el embarazo, debiendo suplementarse si es necesario para tener los valores adecuados. En cualquier caso será el facultativo quién indique si es necesario tomarlo.

Te recordamos que las mejores fuentes de hierro se encuentran en alimentos como las carnes (sobretodo el hígado) y en algunas legumbres  y verduras como espinacas, lentejas… La vitamina C favorece a la hora de captar el hierro, una vitamina que se puede encontrar en los cítricos.

Consejos en el sexto mes de embarazo

Una vez llega el sexto mes de embarazo es necesario cambiar algunos hábitos diarios, los cuales te ayudarán a encontrarte mejor y evitar cualquier problema. Algunos consejos que podemos darte son:

  • Delega tareas a otras personas: Ya sea tu pareja o un familiar, necesitarás la ayuda de otra persona que te ayude en tu día a día (aunque no sea de forma permanente). A estas horas de la gestación, debido a las dimensiones adquiridas, es dificultoso coger cosas del suelo o llevar a cabo algunas tareas cotidianas del hogar. Más allá de la dificultad existente para hacerlas está el riesgo de sufrir algún golpe que pueda afectar al feto que llevas en tu interior. No intentes hacer más de lo que puedas y pide ayuda.
  • Ingiere una gran cantidad de líquidos: Se debe intentar beber más de dos litros de agua al día para estar lo suficientemente bien hidratada y así contribuir a la prevención de posibles infecciones de orina. Se recomienda evitar bebidas diuréticas como el té o el café. Un punto a tener en cuenta es que la ingesta de líquidos disminuya en las últimas horas previas a irse a dormir, ya que sino habrá una mayor necesidad de levantarse para orinar, más de la que ya provoca el propio embarazo.
  • Si tienes el pezón plano debes ir a tu tocólogo para que lo examine y determine posibles problemas en la lactancia. El especialista podría mandarte unos ejercicios para facilitar que el bebé pueda alimentarse a través de ellos si estos no salen ni con el frío ni al pellizcarlos, ya que en estos casos el propio bebé logrará sacarlos con su succión.

Leave a Reply