Tercer mes de embarazo

En el tercer mes de embarazo el bebé acaba de coger su forma para a partir del mes siguiente ya comenzar con su desarrollo y crecimiento. Estas últimas cuatro semanas del primer trimestre son muy importantes para los padres, ya que podrán empezar a tener informaciones acerca de su futuro bebé, como es su sexo.

En este mes la mujer también sufre cambios de importancia con motivo del embarazo.

Síntomas del tercer mes de embarazo

La madre empieza a notar el crecimiento del útero, que ya llega durante el tercer mes de embarazo a sobrepasar la pelvis, empezando a cambiar su forma para que esta sea esférica, algo que se notará de forma evidente, en especial en el caso de madres primerizas. Este cambio se notará por las molestias que causara, similares a las que una mujer tiene en el momento de tener la regla. No obstante no hay que preocuparse por ellas salvo que lleguen acompañadas de sangrados o dolor a la hora de orinar.

Más allá de las molestias en la pelvis, la madre puede padecer disnea, un trastorno normal durante el embarazo que hace que se sienta una sensación de necesidad de respirar. Tampoco debe preocupar en exceso si esta necesidad es leve y no esté asociada a episodios de dolor torácic o tos.

También son más probables los mareos y vómitos, así como una salivación abundante y un cambio en la pigmentación de la piel, pecas y lunares.

Al final de la duodécima semana la madre suele haber ganado en torno a 2 kg de peso.

Desarrollo del feto durante el tercer mes de embarazo

Llegado el tercer mes de embarazo, el embrión pasa a llamarse feto, ya que ya se pueden diferenciar sus principales estructuras y da comienzo una fase centrada en su crecimiento y desarrollo.

En estas semanas destaca el tamaño de su cabeza, que abarca la mayor parte de su cuerpo y es casi tan grande como el resto del mismo. En la semana doce todo el contenido intestinal se encuentra en el interior del abdomen, al contrario de lo que ocurría en semanas anteriores, cuando se apreciaba una hernia.

En torno a esa misma semana pueden apreciarse sus genitales, por lo que es muy posible que los padres puedan conocer el sexo de su bebé.

Atención médica del tercer mes de embarazo

En el tercer mes de embarazo llega, en condiciones normales, la primera ecografía directamente relacionada con el desarrollo del feto, momento en el que el mismo ha crecido hasta tener una medida de entre 4,5 y 8,4 cm. En ese momento el especialista podrá calcular el tiempo de embarazo y medir la translucencia nucal.

En algunos centros cuentan con un cribado de cromosomopatías, un sistema que a través de un programa informático tiene en cuenta los datos resultantes de la ecografía y de la analítica y los combina con los datos personales  para ofrecer un resultado que indica el riesgo de que un embarazo pueda tener algún tipo de problema cromosómico.

Alimentación en el tercer mes de embarazo

Como es normal que en esta fase la madre empiece a tener con mayor intensidad y frecuencia problemas de vómitos y náuseas, es importante seguir unos buenos hábitos alimenticios para tratar de evitarlos en la medida de lo posible.

A continuación te enumeramos algunos consejos para este tercer mes de embarazo:

  • Aumentar la frecuencia de las comidas repartiendo la comida entre ellas hasta alcanzar las cinco o seis comidas al día. No se trata de comer más cantidad si no de comer lo mismo mejor repartido.
  • Consumir con frecuencia agua o bebidas isotónicas en sorbos pequeños e intentando tomar más de dos litros de líquido al día.
  • Evitar todo lo posible los alimentos que provoquen repulsión así como los olores molestos, ya que esto puede inducir a que se produzcan más náuseas.
  • De forma habitual los sabores a naranja o limón son bien tolerados por las madres, por lo que se puede consumir una limonada y otras bebidas similares con estos sabores.
  • Evitar el consumo de alimentos de difícil digestión, como son los picantes, los fritos, las grasas…
  • Tras cualquiera de las comidas esperar al menos tres horas para acostarse.
  • Se recomienda que la madre haga cierto ejercicio (de forma suave) que favorezca a su tránsito digestivo, evitando llevar a cabo una vida totalmente sedentaria durante estos meses de embarazo.

Recomendaciones para ecografías

Las ecografías son un momento especial para los padres puesto que es la única manera de ver el desarrollo y crecimiento de su bebé en el útero de la madre.

En este tipo de pruebas se deben seguir una serie de recomendaciones, como son la no aplicación de ningún tipo de crema sobre el abdomen en las 48 horas previas a la realización de la misma. Para estas pruebas no es necesario que la vejiga esté llena salvo que el médico incida en que esto sea así.

Una recomendación importante y a la que en muchas ocasiones no se le presta mucha atención, es que las ecografías se realicen en intimidad y silencio, evitando la presencia de niños que no guarden el silencio lo suficiente para que el ecografista pueda hacer su trabajo con total concentración.

Teniendo en cuenta estos aspectos tan sólo tendrás que disfrutar de empezar a ver cómo crece el feto en tu interior e ir siguiendo su crecimiento en los meses sucesivos.

El embarazo y el trabajo

Llegado el tercer mes de embarazo y en general durante el primer trimestre del embarazo se debe tener mucho cuidado en el trabajo y ser consciente de las exposiciones a las que se puede enfrentar la madre y que pueden llegar a perjudicar al feto, como pueden ser el contacto con agentes químicos, disolventes y la predisposicion a contraer infecciones (sobretodo en trabajos en hospitales, guarderias y similares). Es recomendable informar a los jefes y que estos se encarguen de ponerle en la medida de lo posible en un puesto en el que pueda trabajar con la más absoluta seguridad para la madre y su futuro bebé.

Leave a Reply