Test casro del aceite estoy embarazada?

Ya sea por el deseo de tener un hijo o por todo lo contrario, en muchas ocasiones nos encontramos con la necesidad de realizar alguna prueba de embarazo que determine si nos encontramos en proceso de gestación de un bebé. En ocasiones se comienzan a notar cambios en el cuerpo y otros signos que pueden hacernos sospechar de un embarazo, especialmente si ha habido un retraso en el periodo mensual. En ese caso lo mejor es hacerse un test que despeje todas nuestras dudas.

En la actualidad hay principalmente dos tipos de test que se pueden llevar a cabo para determinar con exactitud si una mujer se encuentra o no embarazada, como son el test de orina o el test de sangre. El primero de ellos se puede hacer de una forma fácil y rápida ya que basta con acudir a una farmacia para comprar el test correspondiente, mientras que para la prueba de sangre se necesita una muestra de la posible embarazada que es analizada en un laboratorio.

Ambas pruebas de embarazo son altamente fiables y si son realizadas respetando sus instrucciones y consideraciones su margen de error es prácticamente nulo.

Sin embargo, más allá de ellas existen otros test de embarazo que puede llevar a cabo cualquier mujer en su propia casa y en cualquier momento: las llamadas pruebas caseras de embarazo.

Este tipo de test no tienen una validez científica ni tienen garantizada su fiabilidad pero la realidad es que durante muchos años millones de personas alrededor de todo el mundo las han utilizado para conocer si se encontraban en estado de buena esperanza.

Test del aceite

Dentro de las pruebas caseras nos encontramos con el test del aceite, un método muy sencillo de realizar y para el cual no se necesita ningún material o sustancia que sea complicado de conseguir. De hecho bastará con un vaso o recipiente de cristal transparente, otro recipiente de plástico, aluminio o cristal, aceite vegetal, una cuchara (o un gotero), unos guantes de látex y, como no, una muestra de orina, siendo preferible que esta sea la primera de la mañana.

En primer lugar se debe tener en cuenta que para esta prueba, al igual que para cualquier otro test casero o médico es indispensable que todos los materiales se encuentren debidamente esterilizados. Si esto es así podremos comenzar con el test del aceite, para lo cual en primer lugar se debe almacenar la primera orina del día en el envase de plástico.

Posteriormente se colocan en el vaso de cristal transparente dos gotas de aceite, dejando que la muestra repose en torno a una hora para que coja la temperatura ambiente.

Con la orina fría se coge una pequeña cantidad con ayuda de la cuchara (o haciendo uso del gotero) y se coloca en el mismo recipiente de cristal en el que se encuentra el aceite sin que ambas sustancias se toquen.

Se deja reposar por espacio de una hora sin mover ninguna de las dos sustancias y pasado este tiempo se obtendrá el resultado. En el caso de que transcurrido este periodo de tiempo ambos líquidos se hayan unido existirá embarazo, mientras que en el caso contrario el resultado será negativo, así de sencillo.

Esta prueba requiere de un tiempo bastante elevado para conocer el resultado, nada que ver con los test de farmacia que en cuestión de tan sólo unos minutos muestran el resultado.

Este tipo de prueba de embarazo ha ido pasando durante generaciones de madres a hijas y a su vez a sus nietas, de boca a boca, y era una de las más empleadas en aquellos tiempos en los que aún no había los avances médicos actuales, época en la que la única forma de saber si podía existir un embarazo antes de que fuera evidente por los cambios físicos era a través de métodos caseros como el aquí mencionado test del aceite.

¿Es eficaz el test del aceite?

No existe ninguna validación científica que determine la razón de que con el test del aceite se logre conocer el resultado de si una mujer está o no embarazada, si bien millones de mujeres de todas las partes del planeta aseguran que esta prueba acertó en su diagnóstico, llegando a indicar que su fiabilidad se encuentra entre un 70 y 80%.

Puedes repetir esta prueba tantas veces quieras para estar segura de que el resultado es el correcto, pero aún así se recomienda acudir al ginecólogo o confirmar el resultado mediante un test de orina o de sangre, cuyo porcentaje de acierto está cerca del 100% y que en condiciones normales no ofrecen resultados incorrectos.

Realizar el test del aceite puede ser una buena opción en un determinado momento en el que no se tenga la posibilidad de realizarse cualquiera de las otras pruebas de una manera inmediata y se tengan sospechas de que ha podido haber un embarazo. De todas formas, en el momento que sea posible debe confirmarse el embarazo con alguno de los otros métodos existentes.

¿Qué otras pruebas caseras hay?

Existen numerosas pruebas caseras que se utilizan desde hace muchos años para conocer si una mujer se encuentra o no embarazada, como son el test del cloro, la prueba del vinagre, test del hervor, prueba del conejo, prueba del péndulo, etcétera, aunque la gran mayoría de ellas tienen una baja fiabilidad.

En nuestro blog puede encontrar muchas de ellas explicadas de forma detallada por si se decide a probar suerte con alguna de ellas e incluso comparar si en varias de ellas obtiene el mismo resultado positivo o negativo.

No obstante, al igual que ocurre con el test del aceite se pueden realizar en un momento determinado para tratar de tener algún indicio de si puede existir embarazo, sobretodo en un determinado momento en el que no sea posible acudir a una farmacia, pero independientemente del resultado se debe comprar un test de probada eficacia médica.

Leave a Reply